Mitos sobre el Bótox

Mitos sobre el Bótox

Escrito por en Rejuvenecimiento, Retoques el 11 marzo, 2016


¡Hola a todos! Hace unas semanas os contamos en un post las verdades y mentiras sobre el botox  y hoy queremos seguir profundizando en este tema pero con una serie de preguntas que nos han hecho nuestras pacientes, escuchamos en la calle, leemos en las revistas para seguir conciendandoos con que el bótox no es tan malo como lo pintan y que con un buen diagnóstico de la piel, como hacemos en la clínica Mira+Cueto, no hay nada que temer.

Se ha rellenado los labios / la cara… Con bótox.

La pregunta que las resume: ¿Puede el bótox emplearse pararellenar o aportar volumen?

Este es el primero de uno de tantos mitos sobre el botox. Una cosa clara: ¡no es un filler o sustancia de relleno! Por lo tanto nunca se infiltra para dar volumen a los labios ni a ninguna otra zona. Tampoco para rellenar surcos o arrugas profundas. El bótox(forma popular de llamar a la Toxina Butolínica Tipo A de uso médico estético), es un principio activo que como tratamiento antienvejecimiento está indicado para el tratamiento de las arrugas dinámicas, las que se producen por la acción muscular, mímica o gestualidad facial . Su única acción química es a nivel de la placa neuromotora del músculo, donde se infiltra: en el que se produce la contracción muscular reiterada.Se emplea para atenuar (que no paralizar) la movilidad de ciertos músculos del rostro, con el fin de suavizar arrugas ya existentes (en su uso correctivo) o, en su uso preventivo,para evitar el fijado de arrugas futuras en zonas con mucha movilidad. La región clave de uso médico estético es el tercio superior: frente,cola de la ceja y, sobre todo,el entrecejo.

Si al pincharte bótox se toca un nervio, se puede paralizar esa zona de la cara.

Se trata de una afirmación totalmente falsa, otro de los grandes mitos sobre el bótox: la toxina botulínica de aplicación médico estética ejerce su acción a nivel de la placa neuromuscular donde no supone, en ningún caso,riesgo de parálisis. Si se‘tocase’ por error algún nervio grueso durante la infiltración (algo extremadamente difícil en este tratamiento), no pasaría nada: sólo se sentiría algo de dolor adicional en la zona, que se calmaría por si sólo o con ayuda de un analgésico sin más problemas.

Yo me he ‘hecho’ el bótox con mi esteticista/mi peluquer@. Es mucho más barato y, total, unos ‘pinchacitos’ te los puede ‘dar’ cualquiera” o “A mí me pinchan  en casa” o “A mí, mi médico me pone un cóctel secreto”.

El intrusismo y la mala praxis se dan en todos los campos, pero en cualquier especialidad médica resultan especialmente peligrosos. En los últimos tiempos,quizás por la crisis y tentados, en ocasiones, por una cuestión de precio, han vuelto incrementarse los casos de pacientes que llegan a las consultas especializadas para corregir tratamientos mal realizados. A veces, incluso llevados a cabo por no médicos. Algunos pacientes ni siquiera saben qué sustancias les han infiltrado: dicen que les han dicho que se trata de “cócteles secretos o milagrosos”, cuando uno de los requisitos legales básicos de cualquier acto médico en regla, es informar al paciente en detalle del medicamento que se va a emplear y llevar un registro para Sanidad de los inyectables, con número de lote, referencia del producto, etc.

Cuestiones como no consentir que se nos inyecte una sustancia sin saber qué es, asegurarnos de que quien nos diagnostica sea un médico y no un comercial (ante la duda conviene preguntar directamente a quien nos atiende si es un doctor, puesto que todavía existen “plataformas” dónde quien recibe en la consulta informativa no es un médico, sino un comercial con bata blanca que ‘juega’ al despiste) resultan garantías básicas. Por ley el paciente también debe firmar un consentimiento informado en el que acepta los detalles del tratamiento, incluídos sus posibles efectos adversos. Además resulta conveniente, si hay dudas o él no os informa, confirmar que el doctor esté registrado como especialista en Médicina-Estética en el Colegio de Médicos. Éstas son parte de las garantías quetodo paciente tiene derecho a exigir y todo buen médico estéticodebiera ofrecer. Los miembros de la SEME (Sociedad Española de Medicina Estetica) recomendamos desconfiar, en primer lugar de los tratamientos ambulantes (a domicilio o en locales no certificados como clínicas): los actos médicos deben llevarse a cabo en una clínica homologada. También evitar tratamientos si no se ha realizado un diagnóstico médico personalizado y exhaustivo, si no se lleva a cabo una historia clínica, si el médico que va a realizar el tratamiento no aporta información detallada (verbal y escrita) sobre el mismo (tiene la obligación de informar con detalle a su paciente de su diagnóstico, qué tratamiento recomienda, por qué ese en concreto, cómo funciona, qué puede esperar del mismo -sin crear falsas expectativas- y qué posibles efectos adversos puede provocar). Alerta roja ante los inyectables “milagrosos” y/o “misteriosos”: el médico tiene la obligación de informarnos acerca de qué nos va a aplicar. Es ilegal no especificar qué medicamentos se nos van a suministrar.

aplicación facial del botox

ver video

 

Compartir
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Linkedin
Share On Pinterest

Sobre el Autor

miracueto
Miracueto

Las Dras. Mar Mira y Sofía Ruiz del Cueto, especialistas en medicina estética, codirigen la Clínica Mira+Cueto y comparten su particular visión de la especialidad, en la que el tratamiento no es el fin sino el medio para lograr la calidad de vida con cada diagnóstico que realizan en sus pacientes. Llama al 91 562 67 13 o al 91 563 25 14 para cualquier consulta o petición de cita.

Post Relacionados

Menu Clínica Mira Cueto

Clínica Mira Cueto

Llámanos al 91 562 67 13 / 91 563 25 14 ó déjanos tu teléfono y te llamamos
x