Drenaje Linfático Manual

Piernas¿Qué es el drenaje linfático manual (DLM)?

El objetivo primordial del DLM es realizar de forma manual aquellos movimientos que el sistema linfático no puede realizar por sí mismo ya que carece de un sistema de bombeo. Se realiza un conjunto de maniobras que activan y mejoran la circulación linfática para favorecer la recanalización de los líquidos y sustancias retenidas en los tejidos hacia el torrente circulatorio para su eliminación.

La técnica del DLM no se parece en absoluto a otros sistemas de masaje corporal convencionales. Dado que actúa sobre el sistema linfático superficial los movimientos y la presión ejercida debe ser muy tenue. Un masaje correctamente aplicado debe dar la sensación de una suave caricia, ya que si se presiona mas, bloqueamos los vasos linfáticos y el resultado es todo lo contrario, un estancamiento de su circulación. La técnica requiere una formación muy específica ya que el sistema linfático posee ciertas particularidades que requieren un conocimiento profundo del mismo para lograr resultados. Esto ha llevado a la aparición de una especialidad que conocemos como “linfoterapia”.

El drenaje linfático puede realizarse en cuello, cara, abdomen, brazos, nuca, zona dorsal, zona lumbar, glúteos y piernas. Por lo que resulta muy útil en múltiples casos desde linfedema post cirugía, edema por trastornos circulatorios, hasta el tratamiento de sinusitis crónica o migrañas. En medicina estética se usa fundamentalmente para:

+ Celulitis: el drenaje linfático manual es el tratamiento fundamental para toda celulitis, ya que nos permite tratar la base del problema que es la retención de líquidos y sustancias en la piel.
+ Edemas: por embarazo, por ciclos menstruales, post cirugía, post traumáticos, etc.
+ Piernas cansadas: causadas por una retención de líquidos en las mismas por causas laborales, nutricionales, genéticas, viajes en avión, etc.
+ Varices: la dilatación de los vasos aumenta la presión de la circulación venosa y empuja los líquidos hacia los tejidos, sobrecargando la circulación linfática y provocando una retención de líquidos importante. El DLM elimina el líquido retenido pero no las varices.

¿En qué consiste una sesión de drenaje linfático manual?

Son sesiones muy agradables, de hecho se utiliza el drenaje linfático manual para combatir el estrés. La sesión requiere tener a la paciente tumbada sobre la camilla, en una habitación suficientemente templada para que esté cómoda. Se empieza con la apertura de los canales linfáticos situados en el cuello, independientemente de que la zona a tratar sea por ejemplo el tobillo. Después se abren los canales de la región que se va a tratar, para a continuación realizar el masaje de bombeo sobre la piel de la zona específica. Estos movimientos, muy suaves, se realizan en sentido circular, elíptico o espiral, siempre en dirección hacia los ganglios regionales para asegurar el transporte de una mayor cantidad de líquido. No se suele utilizar aceites ni cremas de masaje pues nos interesa que los movimientos de las manos se transmitan directamente a la piel.
Es muy característico de este tratamiento el que la paciente note un aumento de la diuresis ya que al fin y al cabo se está drenando más líquido al torrente sanguíneo y este lo elimina por el riñón.

Tiempos:

¿Cuánto dura cada sesión? Cada sesión suele durar entre 50 y 60minutos.
¿Cuántas sesiones? Depende del problema, en el caso de retención de liquidos puntual basta con 1-3 sesiones, pero en el caso de celulitis son necesarias entre 3 y 6 drenajes linfáticos como base. Las sesiones se suelen realizar 2 veces por semana.
¿Cuándo se nota? Se notan resultados desde la primera sesión, pero en el caso de celulitis puede ser necesarios al menos 5 sesiones para un mayor resultado.
Duración del efecto: Es muy variable en función de la tendencia a retener líquidos de cada persona. Esta tendencia depende de las características de cada individuo así como de sus hábitos de vida.
Incorporación a la vida diaria: Inmediata.

Menu Clínica Mira Cueto

Clínica Mira Cueto